El inicio del Camino

Es año nuevo y pareciera que todo está por empezar. Quisiera antes de partir dejar escrito algo así como un “plan para pasar fácil el año”, que puede resultar útil a  muchos seres, una común opción. La comodidad mal entendida sigue teniendo adeptos.

Lo primero que debemos saber para pasar fácil el año es que no debemos ser nosotros mismos, sino lo que los otros esperan que seamos. Muchos de los conflictos que tendremos durante el año tienen como origen querer ser distintos al resto. Para evitar problemas debemos postergar aquellos anhelos irrealizables un año más y reemplazarlos por objetivos más sencillos, como unas vacaciones cortas, si es posible all inclusive para evitar sorpresas. Las sorpresas son inmanejables, implican riesgos, implican descubrir y tener que analizar y experimentar, una fuente fecunda de conflictos. Para pasar fácil el año hay que mirar televisión, pero no cualquier programa, sino los más vistos. Eso nos dota de elementos para más charlas de tiempo muerto en el trabajo o en las reuniones familiares, sin tener que caer en vacíos incómodos. Hay que tratar de no darnos cuenta cuando es lunes y festejar cuando llega el viernes y aprovechar al máximo el fin de semana, pero no tanto como para condicionar el normal funcionamiento sobre el resto de los días. Es un equilibrio difícil, pero el año nos da 52 oportunidades de ser normales.

Hay que cambiar el auto, porque con ello evitamos que nos puedan decir fracasados, pero cuidado, que el gasto no implique una hipoteca que nos traiga insomnio, sobre todo si ya tenemos tarjeta de crédito con balance negativo. Para pasar fácil el año hay que hacerse todos los chequeos médicos en enero. Mucha gente está de vacaciones y las colas en las clínicas son menores. Poner a los hijos en colegios doble turno, mandarlos a idiomas, gimnasia y colonia de vacaciones facilita la función de padre. Hay que reservar el pelotero para los cumpleaños con 3 o 4 meses de anticipación, y por supuesto cotillón y viandas incluidas. Hay que plantearle a los amigos unas rutinas de encuentro, por ejemplo los días jueves y siempre en el mismo lugar. Esto tiene múltiples ventajas, uno sabe de antemano cuanto más o menos puede gastar y en que lugar estacionar el auto. Es fundamental asegurar todo, desde el plasma a la tablet del nene, los cortes de energía y los ladrones nos pueden traer un disgusto. Si es posible, comprar un grupo electrógeno, contratar seguridad vecinal y ponerle otra cerradura a la puerta de entrada a la casa. Para pasar fácil el año es bueno también ser previsor. Tener dos despertadores, el tanque del auto lleno, la ropa planchada, focos de repuesto y velas. Pero nada ayuda más a pasar fácil el año que ser un inconsciente. dejar de soñar y de pensar. Hay que evitar la escritura y orientar la lectura a la mera distracción, compartir frases antes que crearlas y si es posible solo de personas que parezcan iluminadas, inalcanzables. Al fin y al cabo a pocos les toca la dicha de ser felices y en todo caso si pasar el año de manera fácil no era lo mejor para nosotros podemos tener la suerte de darnos cuenta bien tarde, cuando la vida ya nos haya enseñado a resignarnos.

Un año difícil

La otra opción, la que he elegido, es tener un año difícil. Albert Camús dijo alguna vez que “la verdadera generosidad para con el futuro es entregarlo todo al presente” Mil cosas pasan por mi cabeza. Aunque no sé cuantos, sé que faltan pocos días para largarme a la inconsciente aventura de recorrer el mundo sin plata. Hay cosas en las que hasta el fracaso vale la pena y esas son las cosas que me gustan. El éxito es algo tan rudimentario que cuando no lo perseguimos él nos persigue a nosotros. Salgo sin un peso, así que no puedo hacer planes concretos, andaré esperando la sorpresa que me lleve, así como no sé mi destino no tengo fronteras, y la incertidumbre es parte del deseo, ¡el rumbo ya lo veremos! Acabo de hacer una prueba de equipo en Punta Indio. Mochila de 45 lts + mochilita 15 lts. Van carpa, saco de dormir y hamaca. ¡Va sombrero! Quedan afuera aislante y zapas de trekking. Van sandalias y lo más importante de las decisiones: Smartphone en lugar de tablet. A último momento apareció una donación con emoción. Javier Carrer, un amigo que hace 20 años no veía, llegó a casa con un par de zapatillas Salomon que se van Camino a Veritvania.

Desear, sentir, hacerse cargo.

Sé que hay gente que cuestiona la decisión de ir tras los sueños, como si estos no fueran parte de las responsabilidades. La escala de valores es algo que cada quien no construye solo, sino con quienes más quiere. En mi caso con mis hijos primero y toda mi familia después. Ellos dan una lección de vida apoyándome en esto y de esa manera va ser difícil estar solo, en el viaje y en la vida. Todavía no me fui, pasaremos las fiestas juntos, y cuando me vaya seguirán conmigo paso a paso ellos y muchos más. No es tan difícil entenderlo.

Quiero agradecer profundamente a una persona fundamental en mi vida el año nuevo que he vivido. Ely, la madre de mis dos hijos Melina y Emilio, es dueña de una historia de vida de novela. Nos conocimos por chat en 2001 y con 18 años vino a verme desde su México a Argentina y rompió en dos el pasaje de regreso. Después fuimos y volvimos, la nena nació allá y el nene acá y nos separamos en 2009. Desde entonces nos une lo más importante que tenemos. En 2012 volvió a vivir a su país y pocos meses después decidió que su futuro era acá en el sur, donde formó nueva pareja con quien espera un hijo que llamarán Marcos. Poco antes de mi partida sentí un apoyo muy valioso para iniciar el Camino a Veritvania, de mejor manera no podía empezar el año. Que tengan un feliz 2014.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. miriamchazarreta dice:

    y qué éste y muchos años más sean tan difíciles como sea posible, al fin y al cabo, la felicidad no se consigue fácilmente 🙂 qué lindo que termines un año y empieces otro cargado de dicha y emoción, un beso Gus!

    1. gustavollusa dice:

      Gracias miri !! Es un renacer con todas las fuerzas nuevas, una apuesta a la sucesión de momentos. nos veremos Camino a Veritvania !

  2. Me reí mucho con el “camino fácil” jajaja…que año dificil te espera che!!!sabelo que somos un par, yo me sumo, hace 4 días que empezó y ayer me dormí con un mapa en la cama, y me desperté varias veces con “miedo” por las decisiones que en mi cabeza estaban tomando forma (soy de las cabeza dura que aunque el miedo me persiga, si se me ocurre algo, lo hago igual, lo cual hace que yo misma me de más miedo aun con lo q pienso!!! jajaja) Bello año dificil el 2014!!! 🙂

  3. Mil y un razones para elegir ese año difícil ! gracias por este escrito, me ayuda mucho en mi decision de seguir adelante y prepararme para emprender mi primer viaje, llevara tiempo planearlo ya que no tengo nada de experiencia pero esto me ayuda a saber que se puede, que hay gente que piensa similar a mi y que aunque nadie me apoye puedo sola. Muchos éxitos en tu viaje y buena vibra siempre!! feliz 2014!!

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s