De Río Cuarto a San Luis

Tras cuatro días en casa de Oscar en Río Cuarto era hora de partir, la necesidad de ruta había crecido. Antes de la despedida hicimos un simulacro con el gallo Jorge en mis brazos, como si lo hubiera encontrado en el camino. Reímos, filmamos, tomamos fotos. Mauri, el hijo de Oscar quiso acompañarme hasta la salida de la ciudad, pero terminó sacando dos pasajes en micro hasta Holmberg, el primer pueblo en dirección a Mendoza, donde sí nos despedimos.

Tras media hora de dedo paró Pablito con su pickup Chevrolet negra de fierro duro a la que llama “La Bescha” me llevó hasta Sampacho, y me regaló 20 pesos para la cena. El sábado salí de casa con 57 pesos, no gaste ni uno y ya tengo 77 pesos. La gente ahorra para viajar, pero prece que es posible viajar para ahorrar!

En Sampacho también estuve un rato. Otro Pablo me alzó y me trajo a la ciudad de San Luis, en un viaje de hora y media que resultó escaso para lo que queríamos conversar. Pablo es un alma viajera que enseguida comprendió el concepto Veritvania y lo hizo suyo, me alojó en su casa y sentí que era la mía. Esa noche comí unas ricas empanadas con cerveza Córdoba, me dejó solo y me dijo “yo vuelvo mañana, me voy a dormir a la casa de mi novia, comé lo que quieras”

Al día siguiente pasó por mi y en su Fiat recorrimos muchos de los atractivos que hay en los alrededores de la capital puntana. La nueva ciudad de La Punta con su réplica del cabildo de Buenos Aires, Potrero de los Funes, un verdadero remanso de la naturaleza, el autódromo y El Trapiche, donde se unió a nosotros Silvina para pasar la tarde. Finalmente fuimos a Río Grande y La Florida, donde pudimos disfrutar del baño necesario en una calurosa jornada.

Hoy fue día de edición de video y blog, recorrida por el centro que incluyó visita a Daniel, un amigo quilmeño que hace 13 años que se vino y preparativos para la partida, para continuar el Camino a Veritvania

No puedo enumerar las muestras de solidaridad y apoyo a la iniciativa viajera que he emprendido, tanto entre las personas que voy conociendo como en las redes. Aquí en San Luis no sólo no me ha faltado nada sino que he ganado amigos, sigo recolectando corazones, que un poco es el secreto que me impulsa.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ruth dice:

    que experiencias increibles ,vas recogiendo en el inicio del camino a veritvania, felicitaciones viajero

    1. gustavollusa dice:

      ❤ gracias Dimi, rumbo al norte voy!!

  2. miriamchazarreta dice:

    qué agradable leerte, estoy segura que las muestras de hospitalidad y cariño se irán reproduciendo a tu paso, buen viaje!!!

    1. gustavollusa dice:

      Asi es! Ya estoy en San Martín, Mendoza, 5 minutos de dedo y tres horas de camión !

    2. gustavollusa dice:

      Gracias miri !!
      Veritvana, a la ruta !!

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s