De San Luis a Mendoza

Pablo me llevó hasta la salida de la ciudad de San Luis, ni él ni yo decidíamos en que lugar bajarme para hacer dedo, se trata de una autopista con pocos árboles y había mas sol que viento. Finalmente paramos a unos 8 kilómetros en dirección Mendoza, tomamos un par de fotos, se despidió con un abrazo y unos pesos en la mano que agradezco, y se fue. Solo cinco minutos pasaron hasta que el dedo funcionó. Roberto y su hijo Franco, que venían de Córdoba en un camión Scania blanco cargado de Maíz y se dirigían a la ciudad de Mendoza, por lo que me podían dejar en San Martín, que era mi próximo destino, ya que allí vive mi amiga Viviana. El viaje duró tres horas y fue muy grato, sin esa distancia de vidas que cada vez menos aparece entre un mochilero y un camionero. Hablamos de Veritvania y de las cosechas, de la familia y el país. Me confió Roberto que a Franco le había gustado mi chaleco y eso los impulsó a parar, mientras tomamos amargos con cachitos cordobeses. Franco se puso mi chaleco y filmamos un par de videos y, antes de llegar, su padre me pidió que espere mientras estacionaba el camión para despedirnos mientras le tomaba un par de fotos.

La llegada a San Martín me llenó de aire, entre el aroma de los viñedos y el gesto de Roberto. Caminé feliz los más de dos kilómetros hasta el centro del pueblo, busqué la dirección y me recibió Viviana, a quien visita por estos tiempos su amiga Teresa. Entre ambas, decir que me sentí mimado es poco, nos reímos mucho diciendo que “mochileros eran los de antes” ya que allí estaba yo durmiendo con sábanas de raso, aire acondicionado y buffet libre a toda hora. Entre Río Cuarto, San Luis y San Martín debo haber engordado unos dos kilos.

Conocí San Martín, si bien es pequeño es muy coqueto, pero los problemas de seguridad no solo se ven por la televisión. Eso es una de las cosas que ha cambiado, para mal, en los últimos años por aquí. Amigos y conocidos de Viviana se enteraron de Veritvania, entre ellos Marcelo, que ya va en Camino.

Siento que lo recorrido hasta aquí fue una especie de transición, en unos días viene una etapa dura en la que intentaré cruzar la Cordillera de Los Andes por un paso bastante desconocido e inhóspito. Vamos preparándonos para ello. Recibí más dinero en donaciones en esta parada, que iré juntando para cruzar de alguna manera alguno de los dos océanos que bordean Sudamérica. De por sí, no haber gastado un solo peso en ocho días ya está bien, haber ahorrado y contar ya con 237 pesos es mejor.

Gracias !!!

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rigoberto Anguiano dice:

    Hola Gustavo!!

    Deseo que tengas un feliz viaje….. el viaje en si mismo, el lo mejor de la experiencia y en cada lugar seguro habra alguien con quien compartir una entretenida charla. Por si no recuerdas soy amigo de Gabriel y desde aca en Sonora, México te sigo…por cierto es lindo San Luis, gracias por la oportunidad que me das de conocer un poco mas acerca de tu bello pais.

    Un abrazo y buen viaje.
    Rigoberto

  2. dimi dice:

    Este video te quedo de un espectacular.lleno de colores y movimientos; pareciera que en cada paso de este viaje, se te desborda la creatividad abriendo camino a veritvania;y a los sueños de continuar.abrazos viajero.

    1. gustavollusa dice:

      Gracias dimi!! Algunos saldran mejor que otros, lo importante es qu queden grabados los receurdos y asi se puedan compartir 🙂

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s