De Torres a Lages

wpid-wp-1423954407132.jpeg

En Paso de Torres dormí a un metro de la muerte. Arme la capa de noche en un terraplén junto a una laguna y cerca de las dos de la mañana un auto pasó a toda velocidad por unas huellas que yo no había visto.
A la mañana siguiente sali temprano a hacer dedi y Angela me llevó hasta Praia grande, un pueblo cercano a los cañones del
Parque nacional Aparados da serra, al que fui en una camioneta destartalada.
Un auto me llevó luego hasta Cambará do Sul donde compré alimentos y otro auto me llevó hasta cerca de Fortaleza, donde encontré un pueblo abandonado, Ouro Verde, donde acampé en el mayor de los silencios en el atrio de lo que fue la iglesia.

DORMIR EN UN CEMENTERIO ABANDONADO

Anoche caminé por un sendero de tierra esperando que algún auto pasara, mas se largó a llover y armé la carpa debajo de unos pinos. Hoy me llevé la sorprsa al ver con la luz del día lo que tenía alrededor.

A la mañana del miércoles cuatro seguí csminando por la RS020 y encontré una cascada en propiedad privada, en la que me di un buen baño. Seguí caminando por camino de tierra, solo dos sutos pasaron por la mañana y mientras dormía una siesta al lado del camino me despertó un camion, detrs del cual venia … que me llevó hasta São José dos Ausrntes, el pueblo más frio y alto del estado.

wpid-wp-1423954162017.jpeg
Comenzo a garuar en lo que me adentre en un pinar donde acampé, con la sorpresa al despertar de encontrarme dentro de un cementerio abando, sin que la llovizna cesara hasta media mañana.
Una camioneta me llevó hasta Silveyra, pequeño poblado donde desayuné y … llegó con su auto parair rumboal Monte Negro, punto mas alto del Estado y la catarata Dos Rodriguez, ambos lugares que conocimos juntos en su auto. … me dejó en la bifurcación a São Joaquim, desde la que caminé al caserio de Lageadinho, donde conversé con el padre de quien me habia llevado hasta Silveira. Dedde alli una camioneta me llevó en la caja a pleno viento y polvo hasta Faxinal Preto, pueblito de 120 habs. En el posto de saúde, Adelaida, la enfermera me ofreció café con galletitas, mientras conversabamos, cargaba el celular y al sol se secaba la carpa. Esta parte de la sierra está muy aislada, no hay caminos asfaltados, y pocos son los visitantes, lo que hace que la gente se interese en conversar y compartir.
De Faxinal Preto segui a pie unos cuatro km, hasta un almacén, donde pedí a su dueño Fernando pasar la noche.
De alli Alessandro y su esposa me llevaron a São Joaquim y me invitaron a desayunar. De alli un auto me llevó hasta lages, una ciudad mediana del interior catarinense.

LAGES, SANTA CATARINA

Estoy en el interior de un nuevo Estado, SC, en una ciudad mediana y muy acogedora. La gente es más mestiza y humilde que en el sur, de piel más oscura e influencia guaraní. Desde que llegué no paro de recibir muestras de afecto, desde invitaciones a tomar café o, la intención de acompañarme cuando pregunto por un lugar. Gracias por ello. Conseguir aventón es cuestión de minutos, seguiré con rumbo norte, cada vez más Brasil adentro.

Anuncios

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s