SOBRE EL AUTOR

las primeras andanzas

No sé si nací buscando Veritvania. Antes de empezar este camino, y durante 20 años, ya  había hecho de los viajes una parte central de mi vida.

Mis primeros pasos fueron en Mar del Plata a los 10 meses cuando aprendí a caminar. Eso me lleva a pensar que la vida es un viaje y lo que venden las agencias de turismo es solo un producto, al que accede la gente que tiene vida en cuotas. Este pensamiento, de una crudeza poco conveniente, me rondó la cabeza cuando vi esta foto de mis primeros días. Lo cierto es que no todas las personas piensan así, pero hay muchas que al menos, lo sospechan.

5

De chico me llamaban la atención los mapas y los globos terráqueos. Cuando un primo llegó de Chile a vivir cerca de casa y me enseñó sus libros de geografía conocí esa loca forma llena de islitas del sur, no puedo olvidarlo. Con él rayamos innumerables mapas de lo que serían nuestros recorridos cuando grandes, algo que cada uno a su manera hemos intentado cumplir. De aquella infancia subsisten en viejos libros aquellas rayas, de lo que serían seis grandes viajes ya cumplidos en parte. Dos por América latina y uno por Norteamérica, Europa, África y Asia, respectivamente. Nuestros padres se enteraron mucho despúes, cuando nos vieron con mochilas. La familia probablemente esté compuesta por los seres que más nos quieren en el Mundo. Para ellos, entender tus sueños es cosa importante y eso a veces se lo hace más difícil. Está en vos saber cómo hacer para que los entiendan.

aventura

La familia, la educación formal, los viajes y el trabajo fueron mis espacios de formación, muy distintos entre sí, todos. Lo que enseña cada uno no lo enseñan los demás y como composición resulta una linda ensalada.Hay que optar por lo que uno más siente, no por lo que parece impuesto por la sociedad. En este caso, por ejemplo, tener un título universitario y no ejercer la profesión es una decisión muy criticada. Dejar el trabajo cuando las perspectivas de logros están en su apogeo también. La familia y los viajes son mi decisión y ahí entramos en una cuestión no menor, como es la supuesta incompatibilidad entre ambos, algo que resulta una total falacia. Tengo dos hijos hermosos, pequeños, que vivieron y vivirán los viajes de su padre como una fuente de conocimiento riquísima. Prepararlos para ello también ennoblece la función de un padre.

ANTIGUOS VIAJES

El andar, más que el ir y volver, ha representado en todo periplo una inigualable fuente de experiencia. Ello ha resultado en una filosofía de vida imposible de desligar de labúsqueda y la sorpresa. Para resumir he ordenado lo andado según países.

argentina

Argentina

Perdí la cuenta de los viajes que hice por mi país. Para simplificar haré una selección de los lugares que más me han gustado, aunque sea totalmente subjetivo. En primer orden elGlaciar Perito Moreno, las Cataratas del Iguazú y Buenos Aires, de destacar la quebrada de Humahuaca, los Valles Calchaquíes, la ruta de los Siete Lagos, la Costa Atlántica, toda la provincia de Misiones, los ríos del Litoral, la cordillera catamarqueña, las ciudades de Mendoza, Salta, Córdoba y Rosario, las ruinas de Quilmes y de Epecuén e innumerables otros destinos. Tengo pendientes las provincias de Formosa, San Luis, San Juan, La Rioja y Tierra del Fuego.

chile

Chile

Es sin dudas el lugar que me enseñó a viajar, no sólo porque fue el primer país que conocí sino también porque desde muy chico su loco mapa me llamaba la atención. Con Chile tengo debilidad y cada vez que puedo me escapo hacia allá. Fui diez veces. En 1992, 93 (dos veces) 94 (dos veces) 96, 97, 98, 99 y tras 12 años volví en 2011. He recorrido las quince regiones en las que se divide el país, desde Arica a Punta Arenas, con largas estancias en Valparaíso, Temuco, Casablanca y Arica. En Chile conocí mucho de los paisajes más alucinantes que he visto, como los Géiseres de El Tatio o los ventisqueros de la Patagonia, la inmensidad del desierto de Atacama, los derroches de belleza de la carretera Austral o las innumerables playas. En Chile no hay desperdicio y descubrir un lugar inolvidable es una tarea sencilla.

boliviaBolivia

Viajé en 1994, 1998 y volví en 2012. El primer viaje me vio llegar en tren procedente de Chile con Mauricio Varela y Juan Carlos Aguilera, pasando por la frontera de Avaroa y con primera escala en Uyuni. De allí seguimos a Potosí, Sucre, Cochabamba y La Paz. Luego a Copacabana y el Lago Titicaca. En 1998 volví, esta vez entrando por Villazón y pasando por Tarija llegué nuevamente a Potosí, donde me robaron el pasaporte, lo que obligó un rápido regreso a La Quiaca. Ya en 2012 y tras 14 años regresé a Bolivia, esta vez entrando por Yacuiba hacia Santa Cruz de la Sierra. De allí seguí hacia Trinidad y Rurrenabaque saliendo hacia Brasil por Guayaramerín. Fue muy grande el cambio que percibí en la última visita en comparación con las anteriores.

peru1

Perú

Es una tierra muy solidaria, que visité cuatro veces y allí hice mis primeros viajes sin dinero. En 1994 fui tres veces, yendo por tierra hacia México entré por Puno y de allí seguí hacia Cuzco, Machu Picchu y Lima donde tomé un avión a Bogotá. Regresando del norte entré por Tumbes y recorrí Piura, Máncora, Chiclayo, Trujillo, de vuelta Lima y luego Ica, Nazca, Arequipa y Tacna, lugar éste último dónde volví brevemente unos meses después desde Arica. Pasaron 18 años hasta mi regreso a Perú en 2012, volviendo por tierra otra vez de México esta vez entré por Sullana y recorrí Piura, Chiclayo, Trujillo, Santa, Barranca, Huaraz, Huánuco, Huancayo, Izcuchaca, Ayacucho, Abancay, Cusco, Juliaca y Puno, entre otros pueblos más pequeños de un país que siempre recibe con los brazos abiertos.

ecuadorEcuador

Visité dos veces  este pequeño país y lo primero que quiero comentar es que de todos los países que conozco, que son más de 20, creo que Ecuador es el que mejor ha evolucionado entre visita y visita. La primera fue imprevista pero deseada, en 1994, cuando en un vuelo entre Bogotá y Lima surgió un desperfecto que obligó a una detención en Quito y le pedí al comisario de a bordo que me dejara bajar ahí. Como no llevaba equipaje en bodega no tuve problemas, bajé y conocí Quito, Guayaquil y la costa. Luego de 18 años regresé en 2012 y encontré un país mucho más moderno y con un nivel de vida muy superior al que había conocido, entrando desde Colombia por Tulcán y recorriendo todo el troncal de la sierra entre hermosos paisajes a través de Quito, Riobamba, Ambato, Cuenca y Loja.

colombia2Colombia

Fui cuatro veces, las dos primeras en 1994 sólo fueron un breve paso por Bogotá abriendo la escala de un vuelo de Avianca entre Lima y Panamá. 18 años esperé para regresar, esta vez con más tiempo, entrando por Maicao a Tayrona, Santa Marta, Barranquilla y Cartagena, desde donde seguí en velero a Panamá. No todo es placer en el Caribe. El capitán pasado de ron nos llevó a dar una vuelta demasiado larga, cinco días deCartagena a San Blas. El diesel no alcanzó y llegamos a vela. Meses después volví entrando por Medellín con dirección sur hacia Manizales, Palmira, Cali, Popayan y Pasto, saliendo por Rumichaca a Ecuador.

paraguay

 Paraguay

Visité dos veces tierra guaraní, las dos veces en verano, por lo que las temperaturas fueron muy altas. En 2008 visité solo Encarnación y Ciudad del Este. En 2010 Entré nuevamente por Encarnación y de allí hasta Asunción, yendo luego hacia Areguá, el Lago de Ypacaraí, Caacupé y llegando nuevamente a Ciudad del Este para cruzar a Brasil. Paraguay en Sudamérica como Nicaragua en Centroamérica son países que no han sido arrastrados salvájemente por la globalización, manteniendo costumbres diarias por generaciones. Quienes deseen encontrarse con las raíces de Latinoamérica hacen bien en visitarlos, con el beneficio de un costo menor respecto a otros países.

brasil (2)Brasil

Es mi gran asignatura pendiente en Sudamérica. He ido cuatro veces pero el país es tan grande que lo recorrido es solo una pequeña parte de lo que tiene para ofrecer. Conocí Río Grande do Sul, Santa Catarína y Paraná en tres viajes hechos en 1998, 2008 y 2010. Pero puedo decir que mi gran viaje por Brasil fue en 2012, cuando entrando desde Bolivia por Guarajá Mirim navegué el Madeira y el Amazonas de Porto Velho a Manaus, para seguir a través de Boa Vista hasta Venezuela. Es un viaje que recomiendo, no es costoso ni difícil y es especialmente distinto. Los planes de 2014 incluyen varios de los pendientes de Brasil incluido el litoral costero.

venezuelaVenezuela

Mi visita  fue muy breve para lo que ofrece este país caribeño. Por cuestiones personales tuve que apurar el paso y crucé de punta a punta en una semana. Entré viniendo de Amazonia por el sur, por la fascinanteGran Sabana y seguí hacia Ciudad Bolívar, Caracas y Valencia. Tuve la suerte de conocer el Caribe en las Playas de Tucacas y los cayos de Chichiriviche en elParque Nacional Morrocoy, para luego seguir a los Médanos de Coro y Maracaibo. Queda mucho por conocer en este hermoso país, donde el sabor latinoamericano se vive más que intensamente.

uruguay

Uruguay

Separado de Buenos Aires por el río más ancho del Mundo, el país oriental comparte con Argentina gran parte de su idiosincracia. Sin embargo no son pocas las diferencias. Fui media docena de veces en viajes breves, de destacar el que hice en 1998, cuando con muy poco dinero recorrí toda la costa uruguaya desde Carmelo hasta el Chuy, pasando porColonia, Montevideo, Atlántida, Piriápolis, Punta del Este y Rocha. Dormí en una caja de heladera abandonada y caminé decenas de kilómetros en pleno invierno, día y noche, en un país muy seguro y de gente amigable y sencilla.

centroamericaCentroamérica

Visité tierra centroamericana en cinco ocasiones, de ellas en dos solo Guatemala y en las otras tres recorrí los seis países. Las dos primeras fueron en 1994 de ida y regreso a México, llegando a Panamá y visitando pueblos y ciudades como Penonomé, David, San José, Alajuela, Liberia, Masaya, Tipitapa, Estelí, Danlí, Tegucigalpa, Nacaome, San Miguel, San Salvador, Santa Ana, Ciudad de Guatemala, Antigua, Flores,Tikal y Quetzaltenango. En 2002 y 2003 regresé a Guatemala mientras vivía en México, visitando muchos de los lugares que ya conocía, principalmente Antigua. Ya en 2012 crucé otra vez Centroamérica camino a México, por una ruta similar, aunque esta vez incluí Managua y León que habían quedado pendientes y el archipélago de San Blas en la comarca de Kuna Yala, en Panamá.

mexico2México

Decir México para mí implica decir familia. En primer lugar, es la tierra de nacimiento de mi hija mayor, pero además de eso para mí todo México también es mi gran familia. Conocí el país en 1994 y regresé en 1997, viví allá entre 2002 y 2003 y retorné en 2012. Pero México ya formaba parte de mi ideario en la infancia, cuando mirando el chavo o el zorro inaginaba las vecindades y los pueblos del norte árido. Y fue por llegar a México que hice mi primer gran viaje a través de 15 países. Conozco 21 Estados de la República, incluidos los sorprendentes Baja California y Baja California Sur, los mexicanísimos Jalisco, Guanajuato y Michoacán, el poderoso norte con Chihuahua y Nuevo León y Sinaloa, he recorrido Nayarit, Querétaro, Zacatecas, San Luís Potosí, Veracruz entre otros, y el sur con Oaxaca y Chiapas. Pero si hay un lugar que llevo a donde vaya ese es el Distrito Federal, la única ciudad inexplicable del mundo. Lamentablemente México ha cambiado mucho en los últimos años y en algo a perdido identidad, pero es una cultura tan rica que no hay quién ni como pueda con ella. Tengo como pendientes, entre muchos, la península de Yucatán y el puerto de Acapulco.

estados unidosEstados Unidos

Tenía un prejuicio contra Estados Unidos, como muchos lo tienen, tal es así que llegué casi por error, por falta de alternativas, sin quererlo. Es que estaba andando por México sin mapa y llegué a Ciudad Juárez, un lugar que después me dio una vida pero que en ese entonces no me ofrecía mucho más que ser un lugar de paso solo en dirección sur norte. Y pasé, pero la anécdota es digna de contar. Pasé caminando el puente sobre el río Bravo un 4 de julio, sin controles, sin hablar con nadie ni mostrar documento alguno, hasta que llegué a la Plaza de El Paso y me di cuenta que algo estaba mal, que había cambiado de país sin hacer los trámites. No tuve más que volver unas cuadras a migraciones a que me sellaran el pasaporte entre sonrisas. Claro, era antes del 11 de septiembre y los argentinos no necesitábamos visa. de allí recorrí partes de Texas, Nuevo México, Arizona, Colorado, Nevada y California. Conocí Denver, Las Vegas, San Francisco, Los Ángeles, Hollywood y San Diego hasta que empecé a extrañar México y crucé a Tijuana. Gasté sólo 260 dólares y me llevé la imágen de una sociedad que llegó a un esplendor fenomenal y se halla en decadencia.

ItaliaItalia

Mi abuela hablaba en italiano en casa, será por eso y por poco más que Italia siempre fue un lugar marcado en el mapa como prioridad y también por eso y por poco más que en Italia fui un italiano. Nunca supe por qué como si fuera del sur cuando mi abuela era deGénova. pero detalles personales aparte, creo que si hay que definir la palabra cultura con el nombre de un país, ese es Italia. A poco de arribar al aeropuerto de Fiumicino y llegando en tren a Roma dejé de estar viajando para estar viviendo. Esa es una posibilidad que no siempre se da e Italia se brindó en ese sentido, cuando el idioma, los gestos, los olores y colores se impregnan en uno como indivisible parte. Roma es la ciudad que más me ha maravillado en el Mundo. También conocí Nápoles, Florencia, Pisa, Viareggio, Milan y Génova, entre otras. Cada minuto en Italia es en mis recuerdos una película exitosa.

suizaSuiza

Es verdaderamente pequeño. Si bién he recorrido sólo una pequeña parte de esa pequeñez con una estadía de varios días en Ginebra, donde llegué en tren desde Italia con el consecuente cambio que ello implica. Hay que estar en Suiza para entender por qué se inventaron los relojes, y para entender que mal funcionan muchas cosas en gran parte del resto del planeta. Por suerte tuve muy buenos anfitriones que facilitaron mi presupuesto en un país realmente caro. En toda mi estadía gasté tan solo 20 dólares, el equivalente a tres cafés.

españaEspaña

como lo conocemos en los mapas, España puede ser un país pero en sí son varias naciones. Si a eso nos atenemos debería decir que no conozco España, sino Cataluña, Galicia y el País Vasco. El Viaje empezó en Barcelona tras un vuelo desde Ginebra. Demás está decir la sonrisa con la que me recibieron en el aeropuerto al ver que mi apellido es catalán. Pero más allá de eso Barcelona no es una ciudad que me resultemuy simpática. En tren atravecé el norte de la península hasta la Galicia pasando por Burgos y suimponente catedral, Lugo y La Coruña. Luego en bus seguí por Asturias y Guipuzcóa hasta la bellísima San Sebastián e Irún, antes de seguir a Francia.

franciaFrancia

Viajé a  en 2000, en mi primer viaje fuera del continente americano. La cultura francesa siempre me ha interesado y el francés es el primer idioma que estudié. El recorrido por este país se inició en Hendaya, en la frontera con el País Vasco, pasando por Biarritz y Burdeos y llegando a Paris una madrugada de primavera. La capital es para todo arquitecto un lugar obligado. Tuve la oportunidad de estar un buen tiempo allí; en sí describirla es tarea de una guía de viajes completa, por lo que solo diré que me sentí como en casa. Un vuelo de Alitalia me sacó de París con destino Roma, pero algo de mí quedó en las márgenes del Sena.

 

MIS IDEAS

Vivimos aferrados a una sociedad obsoleta, categorizada y estática, cuando las herramientas al alcance de todos nos permiten otra forma de vida, más sana, mas feliz y más segura, porque ir hacia los sueños es la mejor preventiva y la mejor cura.

Creo que es bueno tener un millón de amigos pero hay que saber elegirlos, no todas las personas perciben y piensan el Mundo de la misma manera que nosotros y allí donde no hay compatibilidad no hay lugar para la amistad. Los amigos que parecen ser los más distintos a nosotros, si son amigos, terminan siendo los más parecidos.

¿Cuántos de nosotros sabemos sobre las personalidades que están ocultas detrás de un gerente, un profesor o un empleado de comercio, formateados para tal fin? Tener una fábrica a mi cargo y renunciar a ello fue uno de los grandes aciertos de mi vida. Haberle cedido la mitad de la casa que me correspondía a la madre de mis hijos luego de la separación, fue otro.

Gustavo llusa

No hay recetas que te mediquen para transformarte en un viajero. Primero, tenés que sentir que es posible, despues creerlo, y despues ordenar todo lo que hacés en funcion de eso, tratando de evitar lo que juegue en contra, los prejuicios, los cultores de la comodidad, los oportunistas. Reconocer que estamos formados en una cultura consumista de la que somos parte aunque reneguemos. Pero que nos permite ciertos recovecos donde  forjar las herramientas necesarias para ser uno mismo: La tranquilidad, la parsimonia, la esperanza y la confianza que se debe tener antes de partir. El resto lo provee el camino.

No es cuestión de inventar una nueva religión con menos errores porque la fe no se pueda matar ni porque el amor sea universal, es cuestión de ser devoto de nuestras virtudes y limitaciones. Definitivamente no hay verdades singulares, porque no hay magia, porque cada persona necesita respuestas distintas a la misma pregunta.  No busqués en verdades ajenas, pero tampoco busqués tu interior cerrando los ojos, salí, mirá, tené miedo. Dedicate a despejar tu sueño. Mientras no tengas claro que querés hacer no hagas nada. Yo, voyCamino a Veritvania.

Anuncios

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s