de Pasto a Cali

el

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DÍAS 43, 44 Y 45.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, árbol y exteriorAyer llegué al poblado de El Estrecho, Departamento del Cauca en una mula, claro que sin animal de por medio. Es que acá, a los camiones se les dice mulas. En pocas horas, el clima había cambiado del frío al calor y la salsa empezó a brotar por cada rincón. Unos kilómetros más adelante, cuando ví a Julissa y Marina saludándome al llegar, me quedaron pocas ganas de seguir adelante. Estaba a la altura de la finca Pachuca, en Piedra de Moler, un paisaje rural cerca de Patía.

Con las chicas, su otra hermana Paola y Luis, el más chiquito de la familia, salimos a recorrer los alrededores, entre plantaciones de limones, y frutales de guayaba manzana, chirimoya, piñuela y guama.
Me llevaron a un árbol de Caucho y a un cerro cercano, desde donde vimos el atardecer.

Me quedé a pasar la noche en la casa. Agradezco por ello a sus padres, Alirio y Cecilia. Cuando uno ve que le sirven el plato más abundante y tienden la cama con esmero, se siente mejor que en la propia.

Hoy llegué a Popayán para conocer su centro histórico, que es valiosísimo. Agradezco a quienes ayudan a mi paso, seguimos hacia el norte, vamos Camino a Veritvania.

La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie, árbol, exterior y naturaleza

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DIAS 46 Y 47
De todos los apodos que tiene Cali, el que siento vivir en esta visita es aquel que la llama “La sucursal del cielo”. Claro que en este caso la diosa no es Afrodita, sino Anfitriona, mi Vanessa Lagos Castañeda, quien me fue a recoger a mi llegada y de allí me llevó a almorzar a Archies de Chipichape una deliciosa lasagna con vino Merlot. Quiénes conocen mis gustos sabrán cómo me sentí entonces.
El Parque de San Antonio nos retuvo por un par de horas. De allí se ve todo el Valle. Seguimos a Lengua de Mariposa, una heladería con gustos de autor donde nos invitaron a probar todos los que quisiéramos. Yo me quedé con el “Celia Cruz”, un saborrrr difícil de olvidar.
Y cómo ésta es la capital mundial de la salsa, Vane me llevó a ver mas tarde el Festival de Salsa ladies por la zona de El Limonar. Cómo se mueven las chicas no se puede contar con palabras.

La noche de rumba nos llevó al corazón de Granada. En el Pub Bourbon, su preferido, cenamos y nos quedamos con música en vivo.
Hoy desayunamos en Light Pan de Altos de Miraflores y subimos al Cristo Rey.

Fue mi segunda visita a Cali y con otra perspectiva me voy. Cuando los instantes se atesoran es bueno dejarse llevar y compartir los gustos de quién nos recibe.
Si no vamos no sabemos y si volvemos, sabemos más.

Seguimos hacia el norte del Valle del Cauca y el eje Cafetero. Después será Medellín. Gracias a quienes ayudan a mi paso. Vamos Camino a Veritvania.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, cielo, exterior y naturaleza

 

Anuncios

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s