De Girón a Mérida

el

ETAPA 3 | TRAMO 1 |DÍAS 64, 65, 66 Y 67.

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano y exteriorEstamos en Venezuela!!!
La quinta frontera atravesada en lo que va del viaje resultó un largo día de ajetreo, con esperas de horas tanto del lado colombiano, como del venezolano. Pero todo con absoluta calma, sin contratiempo alguno.

Santander y Norte de Santander fueron los últimos dos departamentos de Colombia que recorrí. La casa de Patty en Girón fue la mía por dos noches. En Bucaramanga me reencontré con mi gran amigo Andrés y en Cúcuta me recibió Joan. El agradecimiento a los colombianos es siempre escaso en comparación con lo que recibí. El corazón grande se ha quedado en Cali.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, bebida y exteriorHoy 8 de abril, temprano, dejé Cúcuta para cruzar la frontera. Recién a las tres de la tarde pude llegar a San Cristóbal, Táchira, donde cálidamente me recibieron Carlitos y María. Llegar a un país y ser esperado de esta manera, todo lo facilita.

Empieza el tramo venezolano y sé que muchos creen que no es fácil. Por el momento, no ví ninguna anormalidad.

“Si no vamos no sabemos”, es el eslogan de mi facebook, por eso estamos acá. Gracias a todos los que siguen, vamos Camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DÍAS 68 Y 69
La imagen puede contener: 7 personas, personas de pie e interiorTercer día en Venezuela, y aún me cuestan entender muchas cosas de este país. Me acaban de cortar el pelo con mucho esmero, por menos de 20 centavos de dolar, pero un día de sueldo básico puede no alcanzar para comprar un kilo de azúcar. Sin embargo, no hay crisis que la calidez humana no pueda menguar. Desde que pisé este suelo me han llenado de cariño, el combustible más poderoso que un país petrolero puede dar.

Estoy en la casa de los García Fernández, que me han abierto sus puertas con el corazón. Alguna vez dije que no hay mejor comida que la ofrecida, y que nadie pasa hambre cuando todo se comparte. La solidaridad familiar, acá se nota fuerte.

Mérida es una de las ciudades más lindas de América Latina. Enclavada en la altura de Los Andes, rodeada de verde y cerca de las nieves del Pico Bolivar, luce sus barrios coquetos y sus anchas avenidas. Sin embargo, son inocultables las colas para comprar productos, y se suman los comercios abandonados.
Hoy hay poco movimiento, porque además de ser día no laborable, llueve y hay paro de transportes.

Pero de todas maneras, salimos a pasear. Después de dos años volví a comer cachapas, una de las delicias que el mundo me enseñó. También churros con maní, chocolate y arequipe. Nada mejor que el paladar satisfecho para adaptarse a una nueva sociedad.
Mañana seguiré aquí, hay amigos que espero conocer. El viaje es la gente, vamos camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DÍAS A 70 A 74
Lo primero que quiero contar es que estoy otra vez de pie, después de cuatro días en cama con fiebre. Pero es mucho más lo que tengo para decir. Sigo en casa de la familia García Fernández, que me contuvo aquí en Mérida, Venezuela. Hoy pude salir y recorrer en poco ésta hermosa ciudad.

Es mi tercera visita a este país en cinco años, y son muchas las cosas que han cambiado.
Para el viajero hay dificultades. Cambiar dinero es una aventura. Las reglas no son las que un turista espera. Esta mañana quise subir al teleférico Mukumbarí, una obra majestuosa de ingeniería que lo hace el más largo y alto del mundo, pero el cartel en la boletería no deja dudas. Lo que para los locales cuesta un dólar y medio, a los extranjeros nos cuesta 50. Desde aquí, es más caro subir al cerro que tomar un avión a la República Dominicana.
Mas tarde compré un pote familiar de helado que costó más que un pasaje en bus a Caracas, ciudad distante a unas 15 horas de viaje.
Este tipo de distorsiones en la economía se presentan a cada paso y es un desgaste mental tratar de acomodarse a ellas.
Para los venezolanos las cosas son más serías. Muestran una mezcla de resignación y enojo, y defienden su salario con ingenio. Reemplazan alimentos caros, amasan sus arepas o hacen el jugo en casa, prácticas a las que no estaban acostumbrados.
El surtido de los productos ha mejorado, se encuentra casi todo, pero a precios internacionales prohibitivos para la mayoría.

Mañana seguiré hacia Maracaibo. Se viene el calor y la segunda ciudad del país. Voy a tener un panorama más amplio en este tramo del Camino a Veritvania.

 

Anuncios

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s