De Mérida a Cayo Sal

el

La imagen puede contener: cielo, nube y exteriorETAPA 3 | TRAMO 1 | DÍAS 75, 76 Y 77.
Siempre soñé con conocer Maracaibo. En la infancia, cuando miraba mapas, la forma del gran lago que se comunica con el mar no dejaba de llamarme la atención. Me preguntaba dónde estará el límite entre lo salado y lo dulce, como si de un postre exótico se tratara.

Estos días cumplí ese sueño. Raiza y Neccti me ayudaron a recorrer la ciudad. Fue como llegar a la cultura Caribe por primera vez en este tramo. En el clima y en la arquitectura, en la música y la gente.
Si bien pocos turistas vienen por acá, hay mucho para ver. Un pasado de esplendor se abre tras la rutina moderna. Una pequeña Habana.

Viaja la vida, que para estar quieto está la muerte, pensé. Los primeros 10 días en Venezuela han sido movidos, vamos bien, vamos Camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DIAS 78, 79 Y 80
La imagen puede contener: 1 persona, barba, exterior y primer planoEstoy mirando la tele en Barquisimeto. Maduro está contento. Propone declarar el 20 de abril como el “Día de la felicidad de la victoria socialista”. La propuesta puede olvidarse en minutos, o no. Pero demuestra que las consecuencias de los días de manifestaciones y compulsas se torcieron para el lado del oficialismo. Tal vez es una verdad absoluta, o no. Es que nada parece seguro en Venezuela tras otra noche de furia.

Lo que si es cierto es que la sociedad está dividida. No está a mi alcance saber en que proporciones. Pero hay dos partes en una lucha, desigual. Y no solo por el uso de la fuerza, sino también por cuestiones estratégicas. Es más fácil entender el mensaje del Gobierno, que el de la oposición. Quizás por eso, o no, Maduro está contento.

Yo dejé Zulia y entré en Lara. Estoy tierra adentro. Acá murieron dos de los ocho hermanos caídos en los últimos acontecimientos. Una chica murió en una plaza de Táchira en la que estuve el día que crucé la frontera.

Yo camino por las calles percibiendo todo tipo de sentimientos, y me sorprendo por la cosas que veo, aunque cada vez menos. El hombre, es un animal de costumbre.

La cadena nacional repite el mensaje. Maduro anuncia la revancha, hablando de consolidar los próximos 20 años de la revolución. La oposición parece dispersa.

La tensión se siente en el aire, pero para un caminante siempre hay escape. Me esperan los paraísos que Venezuela guarda mientras tanto. Mañana llego a la playa, Camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DÍAS 81 Y 82
La imagen puede contener: 1 persona, océano, cielo, exterior, naturaleza y aguaDiego vino desde Argentina en La Vagabunda, una Fiat Ducato que rompió motor dentro del Parque Nacional Morrocoy. No fue tonta en hacerlo acá. A la espera del arreglo, ambos acampan entre el muelle y el mar en el edificio Guardacostas de Tucacas, donde ayer pasamos la noche.

Los muchachos de las FANB encargados del lugar ya son sus amigos. Por eso, en cuanto llegué, me subieron a una lancha y me llevaron a recorrer los cayos, hasta el Paiclás.
En agradecimiento, al volver, cociné la cena, un súper guiso “con todo”.

Hoy la parada es Cayó Muerto y Cayó Sal en Chichiriviche, dondeSonia, jefa del Parque, nos lleva a acampar.

Después de dos meses de carretera vuelvo a nadar en agua salada. La arena y el sol pulirán las costras, u premio que me regala el Camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 1 | DÍAS 83 Y 84.
La imagen puede contener: una o varias personas, árbol, exterior y naturaleza“La costa de los mosquitos”, de Paul Theroux, es la novela que más me ha gustado entre las que leí en mi vida. El capítulo jamás escrito, es el que vivimos estos últimos tres días con Diego Dorsch, un amigo argentino que está varado en el Parque Nacional Morrocoy con su camioneta “La Vagabunda”, que vendría a representar al “Niño Gordo” de aquel libro.

Nos dimos el gusto de viajar a dedo hasta Chichiriviche. Entre aguas transparentes y palmeras, arena fina y manglares, no pudimos sin embargo dejar de recordar que han muerto 27 venezolanos en las violentas jornadas que se sucedieron desde que entré a este país.

Hoy me despedí de mi amigo, hasta la vista, llegué a Valencia y voy hacia Maracay, dos ciudades convulsionadas por conocer en este Camino a Veritvania.

Anuncios

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s