De Barcelona a Lluçà

el

ETAPA 3 | TRAMO 3 | DÍAS 134 Y 135

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie, caminando y exteriorCon el de hoy, llevo cinco días en Barcelona, una ciudad a la que llegué por esas cosas del destino. Los últimos dos he parado en casa de Hugo y Nuria, en San Cugat de Vallès. Él, es un hermano de mis primeros años de vida que, acá, hace tiempo encontró su lugar en el mundo.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie, planta, cielo, árbol, exterior y naturalezaMe he pasado las mañanas y las tardes caminando y me duelen los pies, pero las ganas pueden más que el dolor. Me perdí dos veces por el Barrio Gótico, que resulta lo que más me gusta de la capital catalana. Quizás, porque es eso de lo que América carece, y sus angostos pasajes dejan para ver, siempre, un pedacito de cielo.

Ya me siento en Europa, y el cambio con los países del otro lado del mundo, es profundo. Hay silencio, el orden es geométrico, los colores más tenues. Las estridencias se circundan en pequeñas declaraciones de arte.
Muchas cosas que allá son necesarias, acá son inútiles, y viceversa. Todavía pienso en llevar papel cuando necesito ir a un baño.

En un par de días, retomo el andar. La primera parada va a ser Llusá, un pequeño pueblo dónde, hace once siglos, se originó mi familia. Ir a ver lo que queda de mis raices, vaya paradoja, me eleva por los aires y me entusiasma. Será una parte importante de este Camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 3 | DÍAS 136 Y 137
La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, océano, exterior, naturaleza y aguaSigo en Barcelona, donde todo parece estar bien. Solo cuesta un poco entender por qué la ciudad de Gaudí, Miró y Dalí, tres genios del desenfado y la creatividad, hoy semeja un mecanismo funcional que deja poco lugar a la improvisación, dónde las normas han invadido no solo la convivencia, sino la mentalidad de sus ciudadanos, en función del paradigma de elevar la calidad de vida.

La variedad de influencias superpuestas por la historia, origina en la sexta ciudad más grande de Europa la riqueza de sus atracciones, siempre catalanas. El gótico, el Raval, la Barceloneta, el ensanche y los barrios, no dejan de ser nunca una pieza de un rompecabezas perfectamente definido. En todos ellos, y principalmente en las cálidas playas del Mediterráneo, la marea de turistas con sus doscientos idiomas consume, y se entretiene en sus pocos días de estadía, mientras yo me siento de acá, cómo si siempre en sus callles hubieran caminado mis pies. Será que, sin que yo lo sepa, ellos recuerdan los pasos de mis ancestros.

Pero la falta de sorpresa me impulsa a partir, a descubrir nuevas geográfías. Seguimos hacia el norte, acercándonos a Francia.
Agradezco a los amigos que ayudan a mi paso, vamos Camino a Veritvania.

ETAPA 3 | TRAMO 3 | DÍA 138
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, montaña, cielo, nube, exterior y naturalezaHoy llegué, tras décadas de desearlo, a las ruinas del Castillo de Llusá, y al Monasterio de Santa María de Llusá, el lugar en el mundo de dónde proviene mi familia.
Hace 1112 años, en el 905 d.C, mis antepasados se establecieron en lo alto de una colina que, durante la Edad Media, fue la sede de una baronía muy importante.

La imagen puede contener: exteriorHaber escuchado la historia de mis ancestros de boca de los actuales pobladores, principalmente de Juan Vila, quien me abrió las puertas del Claustro y me dio posada y comida, oler cada planta y palpar cada piedra y, ahora mismo que ya es noche, ver en el cielo las estrellas en el lugar que siempre supuse deberían estar, es algo que agradeceré por el resto de mis días.
Que ello haya ocurrido un día del padre no lo juzgo una casualidad, sino un homenaje a todas las generaciones que me precedieron.

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, cielo y exteriorEn cada lugar que he estado y desde que llegué a Catalunia, he sido recibido con afecto y solidaridad. Agradezco a todos por ello, tengo presentes los abrazos y la mochila llena de víveres.

Siento felicidad por hacer realidad la idea de recorrer Europa a paso lento. Mañana seguiré, caminando, a Santa Eulalia de Puig-oriol, que también pertenece a Llusá, y es el próximo punto en esta parte, tan cara a mis sentimientos, del Camino a Veritvania

Anuncios

tu opinión nos ayuda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s